top of page
Buscar
  • Foto del escritorGloria Patricia Patiño

¿Y por qué no pensar en una Pedagogía de la felicidad?

Cada día nuestro quehacer educativo se encuentra muy ocupado en validar los modelos pedagógicos de las instituciones donde ejercemos nuestra profesión, y nos sentimos muy orgullosos de este saber propio de las maestras y los maestros, del saber que nos permite orientar los procesos de formación de los y las estudiantes, de aplicar adecuadamente las técnicas en la enseñanza especialmente la infantil. De la Pedagogía que nos permite regalar conocimiento y formación.


Encontramos maestros que cada día quieren formar niños integrales, maestros llenos de ilusiones y deseos maravillosos de regalar a sus niños lo mejor, pero, otra realidad es la que se encuentra en los espacios pedagógicos, niños llenos de dificultades que si bien en ocasiones tienen origen fisiológico en su mayoría son de origen emocional, niños que muestran rostros llenos de temores, angustias e inseguridades, que no logran el aprendizaje.


Los indicadores de suicidio, de maltrato infantil, de abuso sexual , de bullying, el incremento en el número de separaciones y otras tantas situaciones que pasan hoy, muestran que es necesario generar acciones y de manera inmediata, especialmente en la primera infancia.


Los estudios concluyen que los procesos de mielinización y sinapsis ocurren durante los primeros 6 años. Por eso enseñar un idioma, las bases de la escritura y la lectura, el pensamiento creativo, la postura y muchas otras cosas para el aprendizaje debemos cuidarlas en esta temprana edad. Así como también la configuración de principios y valores, de tal manera que podemos desarrollar muchas habilidades en el dominio de múltiples competencias pero… no podemos olvidar formar las COMPETENCIAS EMOCIONALES.


Por eso maestros, que importante misión tenemos! Formar seres humanos que sean felices!

Pero…


¿Cómo formar niños y niñas felices, si sus padres y sus maestros no lo son?


¿Cómo poder salir de ese analfabetismo emocional en el que hoy nos vemos enfrentados y esa incapacidad para conectar y manejar nuestras emociones y, por ende para comprender y aceptar la emociones de los demás?


¿Cómo ser feliz al lado de gente infeliz? ¿Qué es eso de ser feliz? ¿En qué consiste la felicidad?


Muchos conceptos intangibles para quienes hemos sido formados en el hacer y en el tener, vale la pena detenerse un momento, cuestionarse y preguntarse cómo responder a las preguntas anotadas anteriormente, solo así podremos saber en qué momento estamos, cómo nos sentimos y cómo lo estamos logrando.


Si tienes respuestas a estos interrogantes, lo estás haciendo bien! Pero si el silencio llega a tu expresión… es hora… de tomar conciencia… de revisar nuestras acciones… nuestros pensamientos… nuestra autoestima… y nuestro proyecto de vida.



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

コメント


bottom of page